Cómo mantener un cerebro saludable

El vídeo es más que elocuente y asertivo🤔… Confieso que me falta aplicar algunas de las indicaciones pero admitirlo ya es un buen comienzo, así que… ¡A moverme!🏃‍♀️.

Espero les guste como a mí… Ahora les pregunto, ¿cuáles de estos tips aplican ustedes para mantener un cerebro saludable?

Carta abierta a Henrique Capriles Radonski

Escrito originalmente el viernes, 14 de marzo de 2014

Estimado Henrique:

Mediante esta misiva me permito saludarte y tratarte de tú… Sin el epíteto del “flaco” ni con el formalismo de tu apellido, sino como quien le habla a un conocido cercano. Creo ser la voz de muchos con lo que habré de escribir, que, ojalá Dios permita puedas leer en algún momento como espero hayas leído aquellos 2 libros de Myles Monroe (autor de infinidad de libros de Liderazgo y asesor de importantes políticos a nivel mundial) que te regalé en tu campaña, en las concentraciones llevadas a cabo en Maracaibo. Admiro el trabajo que hiciste pues en su momento despertaste una chispa de esperanza que se había quedado dormida no por casualidad, sino por la causalidad escandalosa de un sistema político cuyos tentáculos han perseguido a esta nación desde hace muchas décadas y que a través del finado pudo acercarse más que nunca a nuestro país, dividiéndolo, fragmentándolo y causando los estragos que ya conocemos como el “legado del gigante” ególatra.

Cuando la campaña “Hay Un Camino” estaba en su boom, desde el balcón de la emisora radiofónica en la cual trabajaba vi pasar un “autobús del progreso” que, sin pena ni gloria dejaba sonar uno de los jingles propios de la campaña e iba rodeado de gente con pitos y pancartas fuera y dentro de sí. Allí mismo supe que no te nombrarían presidente, no por ser adivina, tampoco porque sea parte del cogollo que sabemos es el CNE, sino porque en la gente vi lo mismo que veía en el furor desatado cuando el caudillo se lanzaba: el propio encandilamiento de quien queda flechado por alguien: ilusión, enamoramiento y apasionamiento que produce endorfinas; ese status que idealiza, que puede obcecar hasta al de más equidad en su haber. Siempre te apoyé Henrique, más sin embargo, desde siempre entendí que la lucha en nuestra Venezuela es cultural y espiritual. Cultural porque la gente no ha comprendido que no se trata de ser chavista, ni madurista, ni caprilista, ni siquiera leopoldista con todo lo que sus ímpetus han logrado a la fecha; el asunto es cómo hacerle entender a un pueblo que la lucha empieza por cada cual, por ese que miramos al espejo cada mañana, ese que debe dejar de sentirse parte de un PUEBLO para ser miembro de una CIUDADANÍA; dejar de ser pueblo para llegar a ser sociedad implica realizar muchas instrospecciones y rectificaciones individuales a fin de lograr convicciones comunes que a futuro se constituyan y erijan en pro de la sociedad, pero somos un PUEBLO acostumbrado a que hagan las cosas por uno, un pueblo acostumbrado a celebrar la viveza criolla, un pueblo acostumbrado desde la niñez, a estudiar para luego ser empleados, NO a prepararnos para ser empleadores y generadores de progreso… El problema aquí es de forma y muy de fondo, y lastimosamente no se arregla de la noche a la mañana ni con la salida (tan anhelada por mí y por muchos) del títere de Maduro, lacayo del Castro-comunismo y juguetico del diablo de Diosdado; no hay, no existe fuerza humana que arregle este desastre por sus propios medios o fuerzas, y acá viene el segundo ámbito de la lucha: lo espiritual. Acá el tema es mucho más profundo, y de tan extenso que es, prefiero resumirlo en el incumplimiento de los dos grandes mandamientos que, de cumplirlos, el vuelco que daría no sólo Venezuela, sino la humanidad, sería casi “edénico”. La realidad es que el común en Venezuela NO ama a DIOS por sobre todas las cosas ni a su prójimo como a sí mismo y es por eso que vemos lo que hoy vemos. La batalla campal que se ha desarrollado desde el 12F no es más que la materialización de la guerra espiritual que desde hace 15 años se ha desatado en esta tierra y cuyo remedio está en cumplir cabalmente esos dos grandes mandamientos. El día en el que la idolatría desaparezca de Venezuela y la gente entienda que sólo acudiendo a DIOS podremos salir adelante, las cosas cambiarán, porque cualquier cosa, persona, imagen o ideología que el venezolano ponga por encima de DIOS será considerada por Él como un “dios” falso, como un ídolo banal, y DIOS es celoso de su novia (la iglesia, que no es el recinto o la infraestructura como tal, sino este pueblo al cual ama demasiado -tanto que dio a su hijo unigénito a morir por toda la humanidad-, aunque muchas veces por conveniencia o tal vez ceguera, prefiramos culparlo por las consecuencias de nuestros propios errores, olvidando por desconocimiento u omisión que, el asunto no es orar hasta que Dios nos escuche, sino orar hasta que nosotros podamos escucharlo a Él).

Quiero volver a ti Henrique, al punto admirable de tu pasado desempeño que por muchos ha sido juzgado pues, lamentablemente ofreciste hasta tu vida para demostrar que habías sido robado en tu cargo como Presidente de esta maltratada República. Un día se te veía decidido, al otro, no tanto; la gente estaba dispuesta a salir a las calles a reclamar tus votos porque nos sentimos y nos sabemos estafados; corrió fuertemente un rumor que desde Miami, un grupo importante de venezolanos apoyaba un movimiento incipiente que estaba resteado por batallar lo que nos pertenecía, es decir, tu presidencia; y ¿qué hizo la MUD? Ordenó NO salir, quedarse en sus casas para evitar derramamiento de sangre y “proteger” a la nación… pero ¿protegerla de qué o a costa de qué? ¿De una hecatombe socio-política? ¡No sucedió tal protección, y a las pruebas nos remitimos! ¿Protegerla de una crisis económica con el crudo valorado como nunca antes en nuestro país? ¡Tampoco sucedió pues es obvio que la impunidad es como ERA el pan caliente a las 6AM en las panaderías, antes de la abrumadora escasez! Mi estimado, postergar un problema no lo desaparece, por el contrario, lo agudiza. Eres un hombre culto, preparado e inteligente, y a evaluar por lo que he visto en ti, también te percibo como sabio (marcando distancias entre inteligencia y sabiduría, que en definitiva, no son lo mismo), y lo digo para explicar mi siguiente punto en el cual voy a ponerte un ejemplo de mercadeo: un producto sale al mercado y está en su apogeo, llega a su clímax y luego merma o disminuye su éxito (dependiendo de muchos factores -competencia, efectividad, economía, etc., factores que, en este momento no vienen al caso-). En una alocución que hiciste (no recuerdo si fue en una rueda de prensa o entrevista) hablabas de lo mucho que al gobierno le gustaba el imperio, que ibas a viajar para allá y les traerías cosas de las que mucho critican y tanto les gustan pero que eso sí, autorizaran la entrada de esos regalitos que les enviarías y todo lo demás que dijiste. Lamenté mucho escucharte en ese momento, porque estabas cayendo en lo mismo del finado, porque ya tu discurso no estaba aportando soluciones sino mostrando una crítica burlesca (aunque no te faltara razón, pero esa clase de razonamientos se hace con tus allegados; en ese momento no aportaba soluciones ante la problemática pues, recalcar esa realidad más que obvia no estaba aportando nada nuevo), y me entristeció ver como mermabas. En tus redes sociales te leía mucho; ahora, eventualmente te leo y observo cierta dualidad en lo que escribes pues un día llamas a no marchar y al otro llamas a marchar pero no por lo mismo que llamó Leopoldo (¿..?) a quien por cierto considero deberías dar mucho más apoyo en estos momentos, aunque haya discrepancia en tu opinión hacia sus acciones que, sin ser muy erudito en materia política, de no haberse planteado y ejecutado, el escenario del atornillamiento gubernamental de los Castro a través de la pantalla de Maduro y el totalitarismo diabólico de Diosdado, seguiría igual y hasta peor. Es lamentable todos los hechos acaecidos con lo que está pasando en el país, pero es innegable que esto develó la cara de dictadura en la que vivimos; como dice mi papá, de todo lo malo siempre hay algo bueno. Ahora bien Henrique, con todo respeto me permito preguntarte ¿en cual parte de la historia política una dictadura salió por las vías democráticas y pacíficas? Yo de política no sé, por eso lo pregunto…

Volviendo al tema de las redes sociales, en lo que escribes o escriben tus Community Managers –previa autorización tuya y de tu equipo– , hay mensajes muy “guabinosos” que han despertado cierto hastío de la gente al leerte, muchos de los que han escrito que prefieren no leerte más (he de confesarme, a veces incluyéndome), y eso me lamenta mucho pues trabajo con redes sociales y conozco el impacto que a través de éstas se puede tener en la transmisión de una idea. Vuelvo al ejemplo de mercadeo que desde mi óptica aplica para tu posición política; desde mi humilde y hasta probablemente errada perspectiva, me pesa que por todo eso ya no te pueda ver como presidente pues, pienso que ser asertivo es saber ajustarse a los tiempos. Admiro, valoro, reconozco y respeto tu trabajo; sin embargo, ya te leo y siento reiteración del mensaje con ausencia de propuestas y soluciones; la MUD te enMUDeció, es como si en cierto modo te hubieran apagado la chispa (visión internacional por cierto, no meramente mía), y con este hecho también corrió cual pólvora los rumores de una MUD muda, de intereses solapados, una MUD que fue vista con ojos de asombro al ordenar a la gente replegarse, cuya razón certera se ignora pero de la cual, se especula muchísimo. Hoy día soy de las que afirma que tu liderazgo no se puede negar, y quien lo haga, cae en radicalismos absurdos, de los que ya estamos hastiados, porque si con algo debemos ser radicales es con ser íntegros. Un líder motiva e inspira, tú lo hiciste Henrique, decir otra cosa es pretender tapar el sol con un dedo… Sin embargo, me gustaría preguntarte si sabes qué es el kairos… Creo que sí debes saberlo pues lo nombras mucho. Es kairos el tiempo de DIOS para cada cosa; Él nos da las oportunidades y las herramientas, nosotros, con su guía, debemos discernir cuándo son los tiempos ajustados para aprovecharlas. Ojalá puedas estar en el gabinete ministerial que se levante en una nueva Venezuela, pues como dije, es innegable tu labor por esta, nuestra tierra, nuestra patria (aunque le hayan desgastado tanto ese nombre por meros fines acomodaticios)…

Sea lo que sea que depare el futuro, sigue pidiendo a DIOS sabiduría y mantener vivo en ti el corazón del rey David; pídele que siga guiando tus pasos porque hace muchísima falta dirigentes políticos con conciencia espiritual de esa índole, para que la nueva generación de políticos que se levante no solo proclame, sino que viva en carne propia esa extinta pieza de museo que conocemos como INTEGRIDAD, a fin de que ya no sea ni extinta ni de museo, sino una cualidad firme y real en la gente, independientemente de sus estratos. No desmayes Henrique, que los sueños no prescriben y si lo hacen es porque murió el soñador; no desmayes en soñar con una Venezuela libre, pero reestructura tus discursos, evalúate desde tu yo más interno, ese que sólo puede hablarle a DIOS en su sitio más íntimo, porque la nueva Venezuela necesita innovación en propuestas y en respuestas; y sobretodo, necesita imperiosamente coherencia entre dichos y hechos… Nuestros hijos necesitan más ejemplos de INTEGRIDAD y pasión por hacer lo bueno, lo agradable y lo perfecto a los ojos de DIOS, ejemplos que los inspiren, para así imitarlos, seguirlos y contagiarlos al resto. Nuestros hijos, los hijos de Venezuela, necesitan comprender que temer al Padre Celestial no es tenerle miedo, es respetar y vivir en carne propia sus principios, es saber que si algo está mal, no debemos hacerlo pues, si el de al lado no nos ve y pretendemos hacer creer que nadie nos vio, los ojos del Creador si nos ven, y de Él nadie se burla. Debemos crear conciencia con el ejemplo, que nuestros actos pueden determinar dos cosas: consecuencias o recompensas. Hace falta, muchísima falta, ser practicantes cabales de la INTEGRIDAD para que a su vez y con el ejemplo, las generaciones futuras se contagien de esta gran verdad, la única que se puede constituir como el punto de partida de esta nueva patria, porque tanto caos y tanta calamidad reinante tiene que acabar; no puede, no debe quedar en vano la lucha de esos jóvenes caídos, o dicho sin eufemismos, los jóvenes asesinados por este régimen aborrecible que hoy oprime a Venezuela! 

En definitiva, ¡no puede quedar en vano la lucha de Bolívar quien nos dio la independencia; muchísimo menos puede ser obviada la verdad absoluta en la que DIOS, a través de su hijo Jesucristo nos dio la libertad!

RESISTE VENEZUELA… RESISTE…!

Firma:
Madre y mujer venezolana, luchadora,
Anhelante de una mejor Venezuela;
Con ideales claramente definidos
Y una convicción inquebrantable:
sólo DIOS es el único camino y
los principios NO son negociables!

Por si acaso…

De nuevo mucho tiempo sin postear, pero acá estoy de nuevo para drenar, siguiendo la recomendación de una amiga periodista, una de esas tantas que desde el exilio producto de una diáspora cuya consecuencia inmediata ha sido la orfandad de talento profesional, me expresó del modo más genuino, sincero y sensato que he podido recibir en esta era full de coaches de vida, cristianos sin Cristo –o con un Cristo intermitente–, y una VENEZUELA tan visceral y “multicausalmente” mermada. Ella, con su muy particular y descarnado modo de hablar, me sugirió que escribiera todo lo que se me pasara por la mente, aunque creo, si lo escribiera todo, muchos resultarían ofendidos y hasta escandalizados (de hecho ya algunos lo han manifestado, con esa doble moral, con esa “energía” de un producto enchufado)…

Entremos en materia: al norte del sur 🇻🇪 todo sube… ¿Por qué? Pues en uno de los “países más ricos de Latinoamérica”, cuando afirmo que todo sube, me refiero a los precios que incrementan a la velocidad de la luz. Aquí todo sube de precio y las razones de “los comerciantes” son miles, justificadas o no, son miles; descaradas o no, son miles –como miles cuestan unos gramos de harina o lo más sencillo que te puedas imagina en la cocina de alguien con vida normal–. El caso es que los de aquí, los que padecemos en primera fila en Apocalipsis latinoamericano, aquí tú, yo, y cualquiea de los pendej@s de a pie, como no puedes controlar la situación, lo único que te queda es calártela y, aparte de salir a protestar a merced de los riesgos que ello implica y soportar a enchufados que te califican como “guerrero del teclado” sin saber siquiera si a las 7 PM lograste desayualmorcenar

Desayualmorcenar: dícese del término coloquial para definir que en un momento de la noche para un día determinado, pudiste desayunar, almorzar y cenar –todas al mismo tiempo, no por falta de tiempo, sino por falta de plata–)

…esto, porque si tuviste mucha suerte, el poder adquisitivo te dio para una sola comida, y además eres bendecido por no tener que escarbar de la basura para alimentar a los tuyos (esto en serio lo digo sin ironía); así que solo te queda encomendarte a la providencia divina porque…

  • “el tiempo de Dios es perfecto” (y lo digo sin la ironía propia que se le adjudicó a la frase gracias a Capriles)
  • la solución no está en tus manos,
  • y el resto es sólo “esperar”, entendiendo que tu reacción es lo único que puedes controlar.

Aquí en VENEZUELA el costo de la vida sube y los motivos a enumerar se pueden proliferar como la más contagiosa peste…

  • Porque el dólar subió.
  • Porque la competencia lo vende más caro.
  • Porque Gaceta Oficial anunció que el salario aumentó de 18 mil a 40 mil (aunque un cartón de huevos te cueste 25 mil Bs)…
  • Porque tienen que ganarle “algo” a la mercancía.
  • Porque si a ellos le suben el precio, ellos también tienen que subirlo.
  • Porque no hay efectivo y entonces si pagas por transferencia es más caro (de algún lado sacamos el cash y nada mejor que los clientes para parir los Bs –literal y metafóricamente–).
  • Porque como me dijeron por allí, “de algo hay que vivir”.
  • Porque el fulano enchufado se aprendió a conveniencia el discurso del “libre mercado” y le parece chévere vender, por ejemplo, una planta eléctrica con más de un 350% de ganancia sólo porque gracias a su maraña tiene acceso a los verdes, y como trae su mercancía importada de USA, imagínate, “tienes que entender”. (Igual si no la compras tú otro lo hará, al fin y al cabo recuerda que nadie es indispensable y menos si de demostrar poder se trata, en este país ese es tema de quita y pon, un subjetc de constante rotación).

Estemos claros: en Venezuela suben los precios hasta porque respiras. Por la infaltable y nada escaseada viveza criolla, por el poco respeto, por la avaricia, por la inmoralidad, la amoralidad y la inmundicia de quienes negocian con la necesidad del prójimo… Por la doble moral de quienes “hacen país” porque sí, los tales dicen “creer en él”, dicen portar el tricolor en el corazón y para afirmarse la mentira hasta lo llevan en su outfit, argumentando con ello el discurso de su porqué se quedan aquí (a éstos, por lo general enchufados, quisiera verlos “haciendo país” sin el enchufe, a ver hasta dónde pueden llegar)…

Todo eso es de momento es lo que de inmediato viene a mi mente para enumerar las razones de ver que todo sube cada minuto, cada hora, cada día, en este país donde lo básico, sencillo o elemental se tornó inalcanzable… Me refiero a que si te provoca un pan dulce con café con leche, necesitas un saco de dinero. Si te apetece disfrutar de una pasta con salsa bolognesa hecha en casa “para que te salga más barata”, queso parmesano y una Coca-Cola con el hielito suave que se le forma cuando se empieza a congelar, mínimo requieres ser, o dueño de un banco, o un enchufado; o en el mejor y más privilegiado de los casos, si eres una persona honesta (porque no todos son malos, aún queda gente buena o al menos eso quiero creer), puedas contar con ingresos en dólares pues trabajas de modo remoto con el reto implacable a los que te somete la provisión del servicio eléctrico de CorToelect y la Internet ABA d CANTV que, en este país, cuando los tienes, son iguales a una luz intermitente. Si eres más iluso y ambicionas degustar los más deliciosos manjares de una gran mesa –nada popular en estos tiempos– pues, acuéstate a dormir en un apagón zuliano y sueña con ser un monarca de la realeza más pudiente, para así saborear cada platillo que se te cruce por la mente y te pongan al frente con el chasquido de tus dedos, mientras en la vida real eres la cena de una horda de zancudos que sí se dará el gran banquete con tus carnes sudorosas, gracias al implacable clima de nuestra región occidental a la cual, el régimen, sistemáticamente somete sin importarle la ciudadanía común (que no somos familiares o amigos de los políticos y/o enchufados zonales –literal y metafóricamente hablando pues hay quienes si disfrutan del servicio eléctrico 24/7 e incluso quienes PAGAN a CorToelect para no tener apagones–) con interminables horas o más bien días, rumbo a meses, sin servicio eléctrico.

Que sigan los 4 jinetes, aquí en Venezuela ya el Apocalipsis va en su apogeo… Que se terminen de romper los 7 sellos… Que se proceda de una buena vez con el resto de las plagas para que la serpiente antigua y todos sus secuaces sea enterrados en el averno, y así finalmente podamos pasar ya a las bondades de todo lo demás que quienes han podido leer el libro final de las santas escrituras dice respecto a la nueva Jerusalén (extrapolada en nuestro caso, a la nueva Venezuela de la que tanto se habla, una Venezuela normal como la definió Elliot Abrams (con agua, con luz, con Internet 5G, con progreso y prosperidad…), la más anhelada y merecida nación por quienes en primer lugar acá padecemos los caprichos ignominiosos de los más amorales delincuentes y cabecillas del genocidio implementado en la era contemporánea de Latinoamérica,y en segundo merecen ver todos los venezolanos de bien que forzosamente se unieron al exilio para desde lo lejos, con mucho esfuerzo poder ayudar a quienes con lágrimas tuvieron que dejar atrás). Más que necesario, los mil años de paz anunciados en la Palabra son imperantes para olvidar que VENEZUELA es, por mucho, un problema antropológico, uno que más allá de un milagro divino lo que verdaderamente requiere es una aniquilación santa, una que acabe definitivamente con esta humanidad no tan humana.

Si, es muy cierto… En VENEZUELA todo sube… Yo POR SI ACASO me pregunto: ¿subirán nuestras plegarias para que esto acabe hoy mismo considerando que llevamos 20 años en este peo o hay que esperar unos 80 añitos más para que el comunismo nos termine de pulverizar? Digo porque, como dice el refrán, no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista…

Mucho tiempo sin postear, pero acá estoy de nuevo para drenar, siguiendo la recomendación de una amiga periodista, una de las tantas que desde el exilio producto de la diáspora, me expresó del modo más genuino, sincero y sensato que he podido ver en esta era de coaches de vida, cristianos sin Cristo –o con un Cristo intermitente–, y una Venezuela tan visceral y “multicausalmente” mermada. Ella, con su muy particular y descarnado modo de hablar, me sugirió que escribiera todo lo que se me pasara por la mente, aunque si lo escribiera todo, muchos resultarían ofendidos…

Al norte del sur, en uno de los “países más ricos de Latinoamérica”, cuando digo que todo sube, me refiero a los precios que incrementan a la velocidad de la luz. Aquí todo sube de precio y las razones de “los comerciantes” son miles, justificadas o no, son miles; descaradas o no, son miles –como miles cuestan unos gramos de harina o lo más sencillo en tu cocina–; y tú, el pendeja@ de a pie, como no puedes controlar la situación, lo único que te queda es calártela y, aparte de salir a protestar a merced de los riesgos que ello implica y soportar a enchufados que te califican como “guerrero del teclado” sin saber siquiera si a las 7 PM lograste desayualmorcenar,

Desayualmorcenar: dícese del término coloquial para definir que en un momento de la noche en un día determinado, pudiste desayunar, almorzar y cenar –al mismo tiempo–)

esto, porque si tuviste mucha suerte, el poder adquisitivo te dio para una sola comida, y además eres bendecido por no tener que escarbar de la basura para alimentar a los tuyos; así que solo te queda encomendarte a la providencia divina porque “el tiempo de Dios es perfecto”, la solución no está en tus manos, y el resto es sólo “esperar”, entendiendo que tu reacción es lo único que puedes controlar.

Aquí en Venezuela el costo de la vida sube porque el dólar subió. Porque la competencia lo vende más caro. Porque Gaceta Oficial anunció que el salario aumentó de 18 mil a 40 mil (aunque un cartón de huevos te cueste 25 mil Bs)… Aquí todo sube porque tienen que ganarle “algo” a la mercancía. Porque si a ellos le suben, ellos también tienen que subir. Porque no hay efectivo y entonces si pagas por transferencia es más caro. Porque como me dijeron por allí, “de algo hay que vivir”. Todo sube porque el fulano enchufado se aprendió a conveniencia el discurso del “libre mercado” y le parece chévere vender, por ejemplo, una planta eléctrica con más de un 350% de ganancia sólo porque gracias a su maraña tiene acceso a los verdes, y como trae su mercancía importada de USA, imagínate, “tienes que entender”. (Igual si no la compras tú otro lo hará, al fin y al cabo recuerda que nadie es indispensable y menos si de demostrar poder se trata, en este país ese es tema de quita y pon, un subjetc de constante rotación).

Estemos claros: en Venezuela suben los precios hasta porque respiras. Por la infaltable y nada escaseada viveza criolla, por el poco respeto, por la avaricia, por la inmundicia de quienes negocian con la necesidad del prójimo… Por la doble moral de quienes “hacen país” porque sí, los tales dicen “creer en él”, portan el tricolor en el corazón y hasta en su outfit, y con ello argumentan su porqué se quedan aquí (a éstos, por lo general enchufados, quisiera verlos “haciendo país” sin el enchufe, a ver hasta dónde pueden llegar)… Por todo eso que de momento es lo que más inmediatamente recuerdo para enumerar las razones del incremento en todo, por eso y más, todo sube cada minuto, cada hora, cada día, en este país donde lo básico, sencillo o elemental se tornó inalcanzable… Me refiero a que si te provoca un pan dulce con café con leche, necesitas un saco de dinero. Si te apetece disfrutar de una pasta con salsa bolognesa hecha en casa “para que te salga más barata”, queso parmesano y una Coca-Cola con el hielito suave que se le forma cuando se empieza a congelar, requieres ser mínimo, o dueño de un banco, o un enchufado; o en el mejor y más privilegiado de los casos, si eres una persona honesta (porque no todos son malos, aún queda gente buena o al menos eso quiero creer), puedas contar con ingresos en dólares pues trabajas de modo remoto con el reto implacable de la luz y la Internet que, en este país, cuando los tienes, son iguales a una luz intermitente. Si eres más iluso y ambicionas degustar los más deliciosos manjares de una gran mesa en esto tiempos nada popular pues, acuéstate a dormir en un apagón zuliano y sueña con ser un monarca de la realeza más pudiente, para así saborear cada platillo que se te cruce por la mente y te pongan en frente al chasquido de tus dedos, mientras en la vida real eres la cena de una horda de zancudos que sí se dará el gran banquete con tus carnes sudorosas gracias al implacable clima de nuestra región occidental a la cual, el régimen, sistemáticamente somete a la ciudadanía común (que no somos familiares o amigos de los políticos y/o enchufados zonales –literal y metafóricamente hablando pues hay quienes si disfrutan del servicio eléctrico 24/7 e incluso quienes PAGAN a CorToelect para no tener apagones–) con interminables horas o más bien días, rumbo a meses, a decir verdad, sin servicio eléctrico.

Que sigan los 4 jinetes, ya el Apocalipsis va en su apogeo… Que se terminen de romper los 7 sellos… Que se proceda de una buena vez con el resto de las plagas para que la serpiente antigua y todos sus secuaces sea enterrados en el averno, y así finalmente podamos pasar ya a las bondades de todo lo demás que quienes han podido leer el libro final de las santas escrituras dice respecto a la nueva Jerusalén (extrapolada en nuestro caso, a la nueva Venezuela de la que tanto se habla, una Venezuela normal como la definió Elliot Abrams, la más anhelada y merecida nación por quienes en primer lugar acá padecemos los caprichos ignominiosos de los más amorales delincuentes y cabecillas del genocidio implementado en la era contemporánea de Latinoamérica,y en segundo merecen ver todos los venezolanos de bien que forzosamente se unieron al exilio para desde lo lejos, poder ayudar a quienes con lágrimas tuvieron que dejar atrás). Más que necesario, los mil años de paz anunciados en la Palabra son imperantes para olvidar que VENEZUELA es, por mucho, un problema antropológico, uno que más allá de un milagro divino lo que verdaderamente requiere es una aniquilación santa, una que acabe definitivamente con esta humanidad no tan humana.

Si, es muy cierto… En Venezuela todo sube… Yo por si acaso me pregunto: ¿subirán nuestras plegarias para que esto acabe hoy mismo considerando que llevamos 20 años en este peo o hay que esperar unos 80 añitos más para que el comunismo nos termine de pulverizar? Digo porque, como dice el refrán, no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista…

Tic-Tac

Nada es para siempre, sólo DIOS es Eterno. Creo que lo repito casi siempre y, aunque tenía mucho tiempo desaparecida de este espacio, hoy quise pasar a compatirles unas palabras de “Otrova Gomas”, seudónimo que lleva el abogado, filósofo, escritor y fotógrafo Jaime Ballestas, quien ha inspirado a varias generaciones que han visto en él y en su hábil recurso del sarcasmo una vía para hacer reír y no llorar… Con estas palabras dibujó una triste PERO TEMPORAL y catastrófica realidad. ¿Por qué quise hacerlo? Porque al mal hay que llamarlo por su nombre, y una vez identificado, podamos erradicarlo. Así hizo Jesús cuando sacó a legión del endemoniado y lo echó a los cerdos… 

METAMORFOSIS DIABÓLICA
Jaime Ballestas (Otrova Gomas)

Había pobreza pero la transformaron en miseria extrema.

Había crimen y fue canonizado.

Había muertes y las santificaron.

Había tristeza pero la volvieron llanto.

Había dolor y lo multiplicaron.

Crearon la forma sublime del sufrimiento humano: el dolor de los ancianos, que los dejó sin lágrimas, hambrientos, sin hijos, sin nietos y en la soledad eterna.

Asesinaron la familia, la educación y los maestros, y los jóvenes se quedaron huérfanos.

Arruinaron el trabajo honesto, el ahorro, y la vida de todos se convirtió en un mar de espinas.

Devastaron el país, y la traición hizo que borraran la palabra patria.

Quedó transformada en el reino de la angustia y el desconsuelo, la madre de todos los tormentos.

Robaron las riquezas, el esfuerzo ajeno, la ilusión de crear y la esperanza colectiva. Se perdió el rumbo y se perdió el destino.

Sólo ellos disfrutaron, y su mancha siniestra por todas partes dejó sus huellas.

Hijos de culebras, de lobos hambrientos, horrible parto de las hienas.

Infausta metamorfosis que nos hundió en la más oscura de las noches.

Las trompetas rojas vitorearon esa banda destructiva manejada desde el centro mismo del infierno.

Estirpe de monos y gusanos en edición de cerdos.

La que borró la historia y creó esa raza nueva de adulantes ciegos, de camaleones rojos, estirando las manos para silenciar la muerte de su futuro negro.

Transfiguraron la belleza de los campos, volvieron barrancos las montañas y surgieron lodazales donde había lagos.

Demolieron bosques y paisajes y regalaron el fondo de la tierra, las minas y sus selvas.

Cuba fue la nueva patria, Irán la religión de muerte.

Y a su lado, China y Rusia, las de las largas marchas de infinitos muertos.

Desaparecieron el amor, la dignidad, el ejemplo honesto y la belleza.

Pobre patria, que desde lejos el mundo horrorizado mira los relámpagos siniestros de su tormenta.

Transmutación diabólica, la que hoy consume a Venezuela.

No hay oscuridad sin luz. No hay un mal que prevalezca sobe el bien. Esta frase es cliché pero no por ello deja de ser real:

…cuanto más oscura la noche, más cerca el amanecer.

 

VENEZUELA hermosa y bendita, pronto el cáncer social y moral acabará y te veremos renacer. Lo creo y declaro en el nombre de Aquel que es poderoso sobretodo nombre: ¡en el nombre de Jesús!

Self made

#SelfMade o “salir adelante por sí mismo”, es una tarea que logramos con éxito sí y sólo sí sabemos que separados de DIOS nada podemos hacer, que si no es dependiendo de Él, cualquier esfuerzo que hagamos será en vano. Por ahí leí que ante momentos difíciles tenemos 2 opciones: 1⃣ desesperarnos y tratar de hacer las cosas con nuestras propias fuerzas (creyéndonos autosuficientes y corriendo el alto riesgo de agotarnos e igual esrellarnos de frente al ver que no pudimos solucionar); o 2⃣ concientizar que en nuestras fuerzas humanas NUNCA podremos tener control absoluto de las cosas, por lo que, para nada está mal, crear una dependencia total de Aquel a quien se le conoce como el #Omnipotente, cuyos planes son más elevados y mejores que los nuestros, pues su voluntad es buena, agradable y perfecta.

Date la licencia de no entender el por qué de todas las cosas, de entregarte a esa fuerza superior, de comprender que hay cosas que no puedes controlar, de practicar que la única cosa sobre la cual tienes control es sobre cómo asumir y actuar de ahora en adelante… Permítete eso pues, al fin y al cabo, la fe es “la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve”. La solución no está en huir ni batallar sin sentido, está en tomar conciencia del rol que te toca siendo HIJO y la responsabilidad que éste acarrea.

Como dice #DanteGebel, “la Biblia nos enseña que, en lugar de buscar el control absoluto, tenemos que renunciar a él y depender del Señor, pues hay un trono en los cielos que sigue estando ocupado. Entonces, ante el descontrol de tu vida, recurre al Padre por ayuda, déjale el control y Él hará lo imposible.”
.
.
.
.
#AhíLesDejoEsaPerlita #EspadaDeDobleFilo #elayzarraga #modoeternaaprendiz #papáDIOS

Venezuela: El país que más ha recibido profecías, después de Israel.

Una vez el Señor habló a mi corazón y me lo dijo: “Venezuela es mi Israel en Larinoamérica”. Dios es bueno todo el tiempo, y ama a Venezuela con un amor inmarcesible. Bendecida, excelente post.

Marielitazam

Sorprendentemente, es Venezuela el país que más ha recibido profecías, de parte de Dios, sobre su destino, después de Israel.

Estados Unidos parece pisarle los talones, pero, la mayoría de las profecías sueltas para ese país  no vienen de profetas de Dios, sino de gente que analiza a Nostradamus, lo que dicen Los Simpson,  sectas religiosas con fundamentos descabellados, y de unas variantes extrañas de la fe.

Gloriosamente, Venezuela ha recibido un bombazo de palabras proféticas que se abultaron desde el 2014 para acá.

 Y lo más maravilloso es que todas coinciden y definen un mismo destino trazado por Dios para el país.

Todas muestran la salida -este 2017-  del gobierno actual; revelan que vendrá un tiempo muy duro y oscuro para la Nación que durará muy poco; anuncian el establecimiento de un gobierno distinto cuyos gobernantes, con apariencia de corderos, ejercerán mano dura contra la corrupción y la injusticia…

Ver la entrada original 1.557 palabras más

DIOS gobierna aquí

 

No me agrada mucho la bandera con 8 estrellas pero el mensaje importante del marco fotográfico es Pray for Venezuela… Lo que estamos atravesando en este país ubicado al norte del sur es una fuerte y dolorosa transición, una dónde hemos visto cómo una represión desmedida arremete contra la integridad física de manifestantes que bajo un derecho constitucional reclaman las necesidades básicas de una nación: respeto por la vida, alimentación; en fin, ¡vivir en un país que practique una verdadera de-mo-cra-cia, una donde se garantice calidad de vida a los ciudadanos!

El poder de la Oración no debe ser subestimado. Si algo nos ha enseñado todo esto es que actualmente en VENEZUELA, hay más unión, y se está percibiendo pues cada día vemos más gente clamando por justicia al único Dios capaz de hacer algo; en Su nombre la gente se congrega en diversos recintos, en Su nombre salen a la calle con determinación y fe, en Su nombre crean cadenas de oración independientemente de sus denominaciones o creencias, pues ya se ha notado que no existen redentores políticos y que esta lucha no sólo es terrenal, sino espiritual.

Hace unos cuantos días, cuando el Padre Celestial me inquietó para hacer el diseño de la bandera con el mensaje de “Dios Gobierna aquí“, mientras lo hacía Él revelaba a mi espíritu que poner esa bandera era el equivalente a la sangre de los corderos sacrificados usada para marcar las puertas cuando sucedió la matanza de los inocentes ordenada por Herodes, en aquel conocido intento por asesinar a Jesús, el Rey de reyes, cuando tan sólo era un bebé; esa sangre en el marco de las puertas de cada casa era el único modo para evitar que en los hogares de ese tiempo entrara el espíritu de muerte…

Reitero, la lucha es espiritual, así que debemos declarar y profetizar sobre nuestros hogares. Declara y profetiza que tu familia es de Cristo y verás milagros y manifestaciones sobrenaturales de DIOS… Falta menos Venezuela Bendita. Sigamos en oración y acción confiando, creyendo y declarando con fe que Dios Gobierna aquí.

Diciembre

Cuando era niña, cumplir años en diciembre y cerca del 24 siempre fue emocionante por el tema del Niño Jesús y toda la festividad que en mi infancia representaba. Recuerdo que en ese tiempo me emocionaba despertarme en la madrugada sólo para contemplar el arbolito y sus luces, ¡eso me hacía muy feliz!… Creo que hoy día necesitamos un poco de esa inocencia y gratitud para valorar las cosas más simples y sencillas que nos regala la vida.

Hoy DIOS me ha traído hasta aquí y sé que continuará su obra en mi porque me ve como su princesa, como la Niña de sus Ojos, para cumplir su propósito en mí y convertirme en una reina, como lo hizo con Ester de Susa.

Que Diciembre sea el comienzo de cambios positivos para todos los de cédula de identidad tricolor, nacidos o arraigados al norte del sur y que justo aquí en VENEZUELA aprendamos a depender de ese Padre Celestial, a hablar su idioma y a vernos como embajadores de su reino en este paseo llamado vida terrenal, para contagiar amor y altruismo, para ser luz en medio de la oscuridad, y lograr ser la sal de la tierra… Este país necesita más gente dispuesta a bendecirlo., ¿estás dispuesto a ser parte del grupo que hable de las buenas nuevas, gente con integridad tan necesaria en estos tiempos?


#BuenasNuevas #LlegóDiciembre #BuenÁnimo #LoMejorEstáPorVenir #Fe #Jesucristo

+Adoración /-Preocupación

Sólo quien las vive, conoce sus batallas internas… Cada cual en su momento las tiene, incluso pueden desarrollarse varias en paralelo, el asunto es identificar lo que por tu mente pasa, detectar la naturaleza de esos pensamientos y sustituirlos por los que resulten positivos, es decir, aquellos que te edifican (o por lo menos, los que no te derrotan). Muchas veces nos cuesta permanecer con fe en una promesa de Dios porque nuestra lógica apunta “entender” (en su muy limitada capacidad, a diferencia de la que tiene Dios que es infinita), que los hechos nada tienen que ver con esa promesa que hasta nos puede parecer un sueño inalcanzable, olvidando que para DIOS no hay imposibles, y que si Él lo ha dicho, Él es quien lo hará… Dios te dará no sólo lo que quieres, sino lo que necesitas, y Él puede cambiar todo a tu favor, incluso mejorar alguna promesa que te dio pues siempre te dará lo mejor.

Es natural que a nuestras vidas, eventualmente vengan dudas por no ver concretados sueños o anhelos, pero es necesario recordar que para DIOS no hay casualidades sino causalidades pues para Él no existen eventos fortuitos; en mi mundo yo más bien les llamo “Diosidades”, porque Dios es experto en escribir derecho sobre líneas torcidas. Probablemente estés atravesando un momento en el que, por un lado tengas esa extraña e ilógica convicción (si nos detenemos a ver, esto es el significado de la fe) respecto a que ese sueño sucederá, pero por el otro, una cierta preocupación pues los hechos se mofan en tu cara diciéndote “ilus@, ¿no ves que todo apunta a que NO sucederá?”

Anoche meditaba sobre esto, y el Señor trajo a mi memoria uno de esos momentos (por allá por el 2007, si mal no recuerdo) de su cuidado hacia mí cuando me sanó de un dengue hemorrágico, segunda fase del dengue por una segunda picadura del mosquito portador. Como su nombre lo indica, causa hemorragias, y esto sucede en todas las mucosas que al sangrar, pueden desencadenar en un resultado es bastante grave, por no decir desalentador… Era un día miércoles y tal era el malestar que el solo contacto de mi piel con el agua que usé para enjuagarme la cara, me molestaba de un modo super desagradable y con un dolor insoportable; según el diagnóstico médico, el dengue combinado con el virus de Epstein-Barr y otro cuyo nombre no recuerdo, hicieron que mi dermis se inflamara a tal punto que TODO me molestara en grado superlativo (contacto con la ropa y/o el agua, los ruidos, el movimiento del carro, T-O-D-O me resultaba una molestia magnificada como por mil)… Mi papá decide llevarme de inmediato a un lugar de servicios médicos básicos porque ni siquiera me podía sostener en pie. Una vez allí, acostada en la camilla empecé a convulsionar, justo cuando unas enfermeras me estaban inyectado en el antebrazo. Por la misma situación de emergencia para controlar la convulsión, me cambiaban de camilla para meterme en la ambulacia y llevarme al hospital (mi papá corrió al carro para ir tras la ambulancia) y por accidente doblaron la inyección que me pusieron; esto me causó un hematoma en el brazo, uno que no terminaba de avanzar pues su hinchazón no cedía, estaba rojo y morado, y así se mantuvo el resto de la semana, sin disminuir su tamaño ni cambiar de color… Gracias a DIOS el personal médico logró controlarme la convulsión rápidamente y en el hospital me recetaron un medicamento clave para impedir que el virus y su combinación, desatara las hemorragias. Llegó el jueves y el medicamento que me curaría estaba escaso (según nos decían en las farmacias, para ese tiempo había mucha gente con dengue), mientras que el antebrazo seguía igual de hinchado. Recuerdo que papá, mamá, mi hijo y yo recorrimos las farmacias de mi ciudad buscando el medicamento; jueves y viernes lo hicimos, sin éxito alguno. También recuerdo que pasé ese sábado muy irascible por el malestar físico y por no conseguir la medicina; para colmo, la noche del sábado para amanecer domingo, padecí una fiebre de tal magnitud que me levanté de la cama a EXPRIMIR –literalmente– mi dormilona, porque la fiebre me hizo sudar a cántaros. Ese era el estatus previo a la hemorragia por todas las mucosas… y el hematoma, igualito, sólo que en ese momento se le sumaban unas pintas rosadas por todo mi cuerpo, que me causaban prurito.

Llegó el domingo. Me levanté de la cama con un poquito más de fuerzas y fue como si Dios me hubiera ordenado “arréglate y ve a la iglesia”, aunque tuviera varios domingos sin ir… Yo, renuente a ir pues no me sentía bien, no me quería arreglar, el hematoma seguía igual, no me quería ni maquillar, me picaba todo el cuerpo, además de no haber conseguido el medicamento, estuve en una breve lucha con ese mandato. Finalmente decido ir, obedeciendo, aunque de mala gana… Con mucho desgano me puse un pantalón y sweater cuello de tortuga y manga larga para que no se me viera el hematoma ni las pintas rosadas en piernas y brazos, me recogí el cabello en una cola de caballo y me puse unos lentes oscuros pues ni me quise maquillar. Durante el servicio la pastora hablaba del vuelo de las águilas y mirando a todos pero a ninguno en especifico, dijo…

¡Tú debes volar más alto que tu circunstancia…!

…pero por una de esas Diosidades, me señaló y me miró justo en ese momento, como si fuese a mí a quien le hablaba directamente. A los minutos Rebeca, la líder del grupo de adoración y alabanza empieza a cantar y a orar por los enfermos… Recuerdo haberme acercado a la pastora que estaba sentada, yo me puse en cuclillas a su lado pues no había silla allí; le tomé de la mano porque lo necesité, y minutos después, al escuchar los acordes de un tema que yo siempre había entonado junto al grupo de alabanza, le pregunté si me permitía cantarla pues era nada más y nada menos que la primera canción con la que Dios me había tocado el alma en el 2004, y mi espíritu sentió anhelo por cantarle a Él…

Curiosamente, Rebeca que estaba lejos de donde estábamos la pastora y yo, me esperaba con el micrófono extendido para entregármelo pues sabía que yo iba a entonar la adoración (de algún modo supe que DIOS le avisó, pues era imposible que nos escuchara conversar). Sin especificar todo cuanto me había pasado y me estaba pasando, yo solo atiné decirle al pueblo de Dios allí congregado…

…hoy me voy a encargar de los asuntos de Dios para que Dios se encargue de los míos…

Terminé de cantar y me devolví a mi asiento, y por esas extrañas cosas a las que no les encuentras razón, me dio por mirarme el antebrazo; no tenía la inflamación, sólo unos vestigios amarillentos (aspecto último de un hematoma antes de desaparecer por completo), tampoco las pintas rosadas en el cuerpo, el cual ya no me picaba, luego de tan sólo y a lo sumo 5 minutos que duró mi cántico… ¡5 minutos! Ese fue el tiempo que Dios tardó en sanarme, no necesité más medicamento que Él.

Fue así como Dios me recordó la clave para esperar el cumplimiento de sus promesas… Más adoración y menos preocupación, aunque todo apunte NO, aunque los hechos pretendan agobiarte, aunque no veas cambios (que no por el hecho de no verlos, necesariamente indiquen que no esté sucediendo una transformación interior, tal como una semilla cuando empieza a germinar y aún no aflora en la superficie), o estos cambios sean totalmente contrarios a la promesa, ocúpate de adorarle y no de preocuparte, al fin y a cabo PRE-ocupación es ocuparse ANTES del tiempo y, realmente hay que vivir un día a la vez…

Adorar a DIOS no es sólo cantar, o tocar instrumentos en su nombre; adorar a DIOS es hacer lo bueno, lo justo y lo agradable a Él; entender que somos hijos de un Rey con propósito de extender su reino aquí, en este paso terrenal donde no andamos por casualidad… Entonces, ¿te dispones a entregar esas cargas que con tus fuerzas jamás podrás solucionar a Aquel que es conocido como el Omnipotente? ¿Estás dispuest@ a encargarte de sus asuntos para que Él se encargue de los tuyos?

¿Qué hago?

¿Cuántas veces te ha pasado estar en el debate entre el deber ser y lo que te provoca hacer, aunque esta última opción no sea la mejor? TODOS, absolutamente todos lo hemos vivido, y en varias ocasiones incluso, hemos resbalado… El diablillo de un lado defiende hacer lo propio por satisfacer sus deseos ¡aunque éstos sean prohibidos y/o te lleven por un camino destructivo! El angelito defiende la razón para mantenerte alejado de las terribles consecuencias que pueden devenir de una mala decisión. ¿El resultado? tú en medio de ambas fuerzas con el peso de la responsabilidad que te brinda el libre albedrío pues a fin de cuentas, a quien le toca actuar y tomar la decisión es a ti o a mi…

editada

Muchas veces –por no decir todas–, cuando se acerca una gran bendición se interpone una mayor distracción, y es aquí donde lo que debe prevalecer es el discernimiento… Entrena tu espíritu para que puedas ser consciente de que a veces seremos golpeados para madurar y desarrollar nuestros dones, y en muchas de ellas seremos confrontados y nos tocará lidiar con ello (si te resistes, muy probablemente alargarás el proceso, lo cual puede ser peor si no quieres permanecer en el sufrimiento). Aprende a ver las señales y actuar en el tiempo correcto, al final verás que toda recompensa supone un gran esfuerzo

Recuerda: Dios nunca va a tentarnos, es decir, no permitirá que se nos pongan cargas ante las cuales no podamos soportar. Todo proceso implica preparación, y esta a su vez, promoción que te llevará a nuevos y mayores niveles y, aunque quizá hayas padecido o estés padeciendo dolor y dificultad en esa prueba que te está moldeando, verás que valdrá la pena. Allí donde estás Dios conoce tus penas, tu dolor, tu angustia, tu perturbación, tus pesares; Él sólo espera que acudas a su encuentro para llenarte de fuerzas y prepararte para lo mejor pues nos ama tanto que no va a darnos algo para perderlo, sino para valorarlo y hacerlo longevo. El cuestionamiento es, ¿buscas señales y respuestas en el lugar correcto?