Vive…

1

Tengo una colección de imágenes o fotos vintage que guardo para diseños varios donde las pueda requerir y las publiqué en Rabadaba, una red social muy particular donde también soy elayzarraga; digo “también” porque en todos los medios digitales donde poseo cuenta ese es mi nombre; y digo muy particular pues si abren una cuenta allí se darán cuenta a qué me refiero.

Esta imagen me hizo pensar que, escribir el presente es algo así como los tipos móviles representados en ella: escribir tu presente es algo que se te presenta mediante muchas piezas, diferentes tipos, colores variados, tamaños y materiales diversos; tanta variedad a veces nos pone a dudar por dónde comenzar (o continuar), si vamos o no por la senda correcta y un montón de interrogantes más que van a depender de tan variados factores como hombres y mujeres existen en este planeta al cual, como les he dicho, DIOS le tiene mucha fe (si no, no nacieran bebés a cada rato); en fin, así de variadas son nuestras circunstancias, esas que llaman avatares de la vida humana. Armar “el texto” que constituye o conforma tu andar en medio de esta muchas veces bizarra humanidad (donde somos extranjeros y andamos de paso) es construir y estructurar tu vida misma… Armar el texto empleando todos esos tipos móviles es tan solo un paso, pues luego viene la tinta y posteriormente el plasmado o impresión sobre el papel donde finalmente se mostrará tu historia al resto; imperfecta, bien vivida, mal habida o sea de la naturaleza que sea.

Padecer la vida, disfrutarla y muchas veces tratar de comprenderla, aunque cuando sepamos las respuestas a muchas de esas interrogantes venga “algo” o “alguien” y nos cambie las preguntas. Con todo y esto, incluso sorteando sus altibajos, de eso se trata la existencia; construir, desechar lo que nos destruye aunque a veces sea tu propio yo, ese que abruptamente decide sabotearte cuando de repente las cosas no te salen como las esperabas o llega “una piedrita en el zapato” (gente y/o situación inesperada) con alguna lección para enseñarte que, aún cuando no la merezcas, son las equivalentes al tallado de un diamante, al horno de fuego que usa el alfarero para terminar su obra.

VIVE tu vida, no mires si a los demás les va mejor o peor; si vas a superar a alguien, supérate a ti mismo. Hacer el bien sin mirar a quien, tal como decía Miguel Angel Landa en su programa Bienvenidos…

Sigue viviendo y no desmayes, al fin y al cabo, cuando nos llegue la hora de rendir cuentas, tendremos una eternidad atormentadora de fuego o una gran inmensidad de inigualable paz. De cada cual depende, así que… ¿cuál estatus preferirás después que se te acabe esta vida terrenal?

 

———-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s