DIOS gobierna aquí

 

No me agrada mucho la bandera con 8 estrellas pero el mensaje importante del marco fotográfico es Pray for Venezuela… Lo que estamos atravesando en este país ubicado al norte del sur es una fuerte y dolorosa transición, una dónde hemos visto cómo una represión desmedida arremete contra la integridad física de manifestantes que bajo un derecho constitucional reclaman las necesidades básicas de una nación: respeto por la vida, alimentación; en fin, ¡vivir en un país que practique una verdadera de-mo-cra-cia, una donde se garantice calidad de vida a los ciudadanos!

El poder de la Oración no debe ser subestimado. Si algo nos ha enseñado todo esto es que actualmente en VENEZUELA, hay más unión, y se está percibiendo pues cada día vemos más gente clamando por justicia al único Dios capaz de hacer algo; en Su nombre la gente se congrega en diversos recintos, en Su nombre salen a la calle con determinación y fe, en Su nombre crean cadenas de oración independientemente de sus denominaciones o creencias, pues ya se ha notado que no existen redentores políticos y que esta lucha no sólo es terrenal, sino espiritual.

Hace unos cuantos días, cuando el Padre Celestial me inquietó para hacer el diseño de la bandera con el mensaje de “Dios Gobierna aquí“, mientras lo hacía Él revelaba a mi espíritu que poner esa bandera era el equivalente a la sangre de los corderos sacrificados usada para marcar las puertas cuando sucedió la matanza de los inocentes ordenada por Herodes, en aquel conocido intento por asesinar a Jesús, el Rey de reyes, cuando tan sólo era un bebé; esa sangre en el marco de las puertas de cada casa era el único modo para evitar que en los hogares de ese tiempo entrara el espíritu de muerte…

Reitero, la lucha es espiritual, así que debemos declarar y profetizar sobre nuestros hogares. Declara y profetiza que tu familia es de Cristo y verás milagros y manifestaciones sobrenaturales de DIOS… Falta menos Venezuela Bendita. Sigamos en oración y acción confiando, creyendo y declarando con fe que Dios Gobierna aquí.

Diciembre

Cuando era niña, cumplir años en diciembre y cerca del 24 siempre fue emocionante por el tema del Niño Jesús y toda la festividad que en mi infancia representaba. Recuerdo que en ese tiempo me emocionaba despertarme en la madrugada sólo para contemplar el arbolito y sus luces, ¡eso me hacía muy feliz!… Creo que hoy día necesitamos un poco de esa inocencia y gratitud para valorar las cosas más simples y sencillas que nos regala la vida.

Hoy DIOS me ha traído hasta aquí y sé que continuará su obra en mi porque me ve como su princesa, como la Niña de sus Ojos, para cumplir su propósito en mí y convertirme en una reina, como lo hizo con Ester de Susa.

Que Diciembre sea el comienzo de cambios positivos para todos los de cédula de identidad tricolor, nacidos o arraigados al norte del sur y que justo aquí en VENEZUELA aprendamos a depender de ese Padre Celestial, a hablar su idioma y a vernos como embajadores de su reino en este paseo llamado vida terrenal, para contagiar amor y altruismo, para ser luz en medio de la oscuridad, y lograr ser la sal de la tierra… Este país necesita más gente dispuesta a bendecirlo., ¿estás dispuesto a ser parte del grupo que hable de las buenas nuevas, gente con integridad tan necesaria en estos tiempos?


#BuenasNuevas #LlegóDiciembre #BuenÁnimo #LoMejorEstáPorVenir #Fe #Jesucristo

+Adoración /-Preocupación

Sólo quien las vive, conoce sus batallas internas… Cada cual en su momento las tiene, incluso pueden desarrollarse varias en paralelo, el asunto es identificar lo que por tu mente pasa, detectar la naturaleza de esos pensamientos y sustituirlos por los que resulten positivos, es decir, aquellos que te edifican (o por lo menos, los que no te derrotan). Muchas veces nos cuesta permanecer con fe en una promesa de Dios porque nuestra lógica apunta “entender” (en su muy limitada capacidad, a diferencia de la que tiene Dios que es infinita), que los hechos nada tienen que ver con esa promesa que hasta nos puede parecer un sueño inalcanzable, olvidando que para DIOS no hay imposibles, y que si Él lo ha dicho, Él es quien lo hará… Dios te dará no sólo lo que quieres, sino lo que necesitas, y Él puede cambiar todo a tu favor, incluso mejorar alguna promesa que te dio pues siempre te dará lo mejor.

Es natural que a nuestras vidas, eventualmente vengan dudas por no ver concretados sueños o anhelos, pero es necesario recordar que para DIOS no hay casualidades sino causalidades pues para Él no existen eventos fortuitos; en mi mundo yo más bien les llamo “Diosidades”, porque Dios es experto en escribir derecho sobre líneas torcidas. Probablemente estés atravesando un momento en el que, por un lado tengas esa extraña e ilógica convicción (si nos detenemos a ver, esto es el significado de la fe) respecto a que ese sueño sucederá, pero por el otro, una cierta preocupación pues los hechos se mofan en tu cara diciéndote “ilus@, ¿no ves que todo apunta a que NO sucederá?”

Anoche meditaba sobre esto, y el Señor trajo a mi memoria uno de esos momentos (por allá por el 2007, si mal no recuerdo) de su cuidado hacia mí cuando me sanó de un dengue hemorrágico, segunda fase del dengue por una segunda picadura del mosquito portador. Como su nombre lo indica, causa hemorragias, y esto sucede en todas las mucosas que al sangrar, pueden desencadenar en un resultado es bastante grave, por no decir desalentador… Era un día miércoles y tal era el malestar que el solo contacto de mi piel con el agua que usé para enjuagarme la cara, me molestaba de un modo super desagradable y con un dolor insoportable; según el diagnóstico médico, el dengue combinado con el virus de Epstein-Barr y otro cuyo nombre no recuerdo, hicieron que mi dermis se inflamara a tal punto que TODO me molestara en grado superlativo (contacto con la ropa y/o el agua, los ruidos, el movimiento del carro, T-O-D-O me resultaba una molestia magnificada como por mil)… Mi papá decide llevarme de inmediato a un lugar de servicios médicos básicos porque ni siquiera me podía sostener en pie. Una vez allí, acostada en la camilla empecé a convulsionar, justo cuando unas enfermeras me estaban inyectado en el antebrazo. Por la misma situación de emergencia para controlar la convulsión, me cambiaban de camilla para meterme en la ambulacia y llevarme al hospital (mi papá corrió al carro para ir tras la ambulancia) y por accidente doblaron la inyección que me pusieron; esto me causó un hematoma en el brazo, uno que no terminaba de avanzar pues su hinchazón no cedía, estaba rojo y morado, y así se mantuvo el resto de la semana, sin disminuir su tamaño ni cambiar de color… Gracias a DIOS el personal médico logró controlarme la convulsión rápidamente y en el hospital me recetaron un medicamento clave para impedir que el virus y su combinación, desatara las hemorragias. Llegó el jueves y el medicamento que me curaría estaba escaso (según nos decían en las farmacias, para ese tiempo había mucha gente con dengue), mientras que el antebrazo seguía igual de hinchado. Recuerdo que papá, mamá, mi hijo y yo recorrimos las farmacias de mi ciudad buscando el medicamento; jueves y viernes lo hicimos, sin éxito alguno. También recuerdo que pasé ese sábado muy irascible por el malestar físico y por no conseguir la medicina; para colmo, la noche del sábado para amanecer domingo, padecí una fiebre de tal magnitud que me levanté de la cama a EXPRIMIR –literalmente– mi dormilona, porque la fiebre me hizo sudar a cántaros. Ese era el estatus previo a la hemorragia por todas las mucosas… y el hematoma, igualito, sólo que en ese momento se le sumaban unas pintas rosadas por todo mi cuerpo, que me causaban prurito.

Llegó el domingo. Me levanté de la cama con un poquito más de fuerzas y fue como si Dios me hubiera ordenado “arréglate y ve a la iglesia”, aunque tuviera varios domingos sin ir… Yo, renuente a ir pues no me sentía bien, no me quería arreglar, el hematoma seguía igual, no me quería ni maquillar, me picaba todo el cuerpo, además de no haber conseguido el medicamento, estuve en una breve lucha con ese mandato. Finalmente decido ir, obedeciendo, aunque de mala gana… Con mucho desgano me puse un pantalón y sweater cuello de tortuga y manga larga para que no se me viera el hematoma ni las pintas rosadas en piernas y brazos, me recogí el cabello en una cola de caballo y me puse unos lentes oscuros pues ni me quise maquillar. Durante el servicio la pastora hablaba del vuelo de las águilas y mirando a todos pero a ninguno en especifico, dijo…

¡Tú debes volar más alto que tu circunstancia…!

…pero por una de esas Diosidades, me señaló y me miró justo en ese momento, como si fuese a mí a quien le hablaba directamente. A los minutos Rebeca, la líder del grupo de adoración y alabanza empieza a cantar y a orar por los enfermos… Recuerdo haberme acercado a la pastora que estaba sentada, yo me puse en cuclillas a su lado pues no había silla allí; le tomé de la mano porque lo necesité, y minutos después, al escuchar los acordes de un tema que yo siempre había entonado junto al grupo de alabanza, le pregunté si me permitía cantarla pues era nada más y nada menos que la primera canción con la que Dios me había tocado el alma en el 2004, y mi espíritu sentió anhelo por cantarle a Él…

Curiosamente, Rebeca que estaba lejos de donde estábamos la pastora y yo, me esperaba con el micrófono extendido para entregármelo pues sabía que yo iba a entonar la adoración (de algún modo supe que DIOS le avisó, pues era imposible que nos escuchara conversar). Sin especificar todo cuanto me había pasado y me estaba pasando, yo solo atiné decirle al pueblo de Dios allí congregado…

…hoy me voy a encargar de los asuntos de Dios para que Dios se encargue de los míos…

Terminé de cantar y me devolví a mi asiento, y por esas extrañas cosas a las que no les encuentras razón, me dio por mirarme el antebrazo; no tenía la inflamación, sólo unos vestigios amarillentos (aspecto último de un hematoma antes de desaparecer por completo), tampoco las pintas rosadas en el cuerpo, el cual ya no me picaba, luego de tan sólo y a lo sumo 5 minutos que duró mi cántico… ¡5 minutos! Ese fue el tiempo que Dios tardó en sanarme, no necesité más medicamento que Él.

Fue así como Dios me recordó la clave para esperar el cumplimiento de sus promesas… Más adoración y menos preocupación, aunque todo apunte NO, aunque los hechos pretendan agobiarte, aunque no veas cambios (que no por el hecho de no verlos, necesariamente indiquen que no esté sucediendo una transformación interior, tal como una semilla cuando empieza a germinar y aún no aflora en la superficie), o estos cambios sean totalmente contrarios a la promesa, ocúpate de adorarle y no de preocuparte, al fin y a cabo PRE-ocupación es ocuparse ANTES del tiempo y, realmente hay que vivir un día a la vez…

Adorar a DIOS no es sólo cantar, o tocar instrumentos en su nombre; adorar a DIOS es hacer lo bueno, lo justo y lo agradable a Él; entender que somos hijos de un Rey con propósito de extender su reino aquí, en este paso terrenal donde no andamos por casualidad… Entonces, ¿te dispones a entregar esas cargas que con tus fuerzas jamás podrás solucionar a Aquel que es conocido como el Omnipotente? ¿Estás dispuest@ a encargarte de sus asuntos para que Él se encargue de los tuyos?

¿Qué hago?

¿Cuántas veces te ha pasado estar en el debate entre el deber ser y lo que te provoca hacer, aunque esta última opción no sea la mejor? TODOS, absolutamente todos lo hemos vivido, y en varias ocasiones incluso, hemos resbalado… El diablillo de un lado defiende hacer lo propio por satisfacer sus deseos ¡aunque éstos sean prohibidos y/o te lleven por un camino destructivo! El angelito defiende la razón para mantenerte alejado de las terribles consecuencias que pueden devenir de una mala decisión. ¿El resultado? tú en medio de ambas fuerzas con el peso de la responsabilidad que te brinda el libre albedrío pues a fin de cuentas, a quien le toca actuar y tomar la decisión es a ti o a mi…

editada

Muchas veces –por no decir todas–, cuando se acerca una gran bendición se interpone una mayor distracción, y es aquí donde lo que debe prevalecer es el discernimiento… Entrena tu espíritu para que puedas ser consciente de que a veces seremos golpeados para madurar y desarrollar nuestros dones, y en muchas de ellas seremos confrontados y nos tocará lidiar con ello (si te resistes, muy probablemente alargarás el proceso, lo cual puede ser peor si no quieres permanecer en el sufrimiento). Aprende a ver las señales y actuar en el tiempo correcto, al final verás que toda recompensa supone un gran esfuerzo

Recuerda: Dios nunca va a tentarnos, es decir, no permitirá que se nos pongan cargas ante las cuales no podamos soportar. Todo proceso implica preparación, y esta a su vez, promoción que te llevará a nuevos y mayores niveles y, aunque quizá hayas padecido o estés padeciendo dolor y dificultad en esa prueba que te está moldeando, verás que valdrá la pena. Allí donde estás Dios conoce tus penas, tu dolor, tu angustia, tu perturbación, tus pesares; Él sólo espera que acudas a su encuentro para llenarte de fuerzas y prepararte para lo mejor pues nos ama tanto que no va a darnos algo para perderlo, sino para valorarlo y hacerlo longevo. El cuestionamiento es, ¿buscas señales y respuestas en el lugar correcto?

Naturaleza

El término NATURALEZA tiene que ver con el hábitat y al estar relacionado con este, implica de algún modo, el HOGAR… ¿Alguna vez te has preguntado por qué algo o alguien te resulta tan familiar aunque nunca antes lo hayas vivido o le hayas visto? La respuesta es, por la naturaleza de las cosas… Un sencillo ejemplo de esta naturaleza es que los peces viven en el agua; las aves, en el aire, y el hombre se mueve en su hábitat natural, la tierra… Sin embargo, el hombre es el más complejo de todos los seres naturales o terrenales, lo cual tampoco es casual: el Creador nos hizo a su imagen y semejanza por nuestra esencia tripartita, Él es Padre, Hijo y Espíritu Santo. DIOS nos dotó con espíritu (que se comunica y habla con Él en un lenguaje sublime y particular), alma (donde se albergan sentimientos, emociones, intelecto…) y cuerpo (medio o materia temporal que nos mantiene en contacto con el entorno, para cumplir un propósito divino, siempre que así lo comprendamos y en tal sentido nos dispongamos), elementos éstos que cohabitan según el carácter dado y desarrollado en cada uno de nosotros.

Hoy quiero hablarles sobre el alma con el que muchas veces batallamos pues, el alma tiene sus formas de hablar y comunicarse con nuestra esencia y a veces, en una vida de constante ajetreo, nos cuesta entenderla. ¿Cómo nos habla el alma? Te lo pongo en un ejemplo simple: seguro te ha pasado que repica el teléfono y dices, “esa debe ser María”; respondes y ocurre tal cual lo predijiste, ¡era María!… El alma te avisa cosas, estos avisos algunos lo llaman premonición, aunque pueden existir otros mil modos de llamarle, según la diversidad de la perspectiva humana. El punto es que el alma te conecta con otras almas similares a ti, parecidas en esencia, bien sea por anhelos o carencias, y es aquí donde debemos estar alertas pues almáticamente puedes unirte a alguien sólo por atracción primitiva o porque verdaderamente puede hacerte sentir como en el hogar de tan solo leerle o su voz escuchar.

Es una tarea constante que se vuelve misión de vida, poder desarrollar a tal punto el alma, que ésta pueda sujetarse al espíritu y entender que la naturaleza de las cosas, a su vez, debe apegarse a un tiempo determinado. Ser asertivos, entre otras circunstancias es saber esperar y CONFIAR que el tiempo terrenal es distinto al tiempo celestial. Nada pasa por casualidad, nadie llega a nuestra vida de manera fortuita… Ciertamente de DIOS dependen muchas cosas, pero de ti y de mi Él demanda fe, y en la medida que la tengamos, en esa misma medida Él se manifestará… Fe que es ciega, que no se apega a razonamientos, que a muchos puede resultar ilógica y hasta descabellada; fe como la de un niño parado en una superficie a unos cuantos metros del suelo cuyo padre le invita a lanzarse en sus brazos y éste, sin pensar que puede caerse y en su caida romperse la cabeza, se lanza sin mirar más que los brazos de su padre quien lo espera sonriente; fe que no se mortifica mirando las circunstancias aunque sus hechos apunten una “lógica” o una realidad distinta a lo que Dios te ha prometido… Fe en la cual lo único a entender es que no debemos pensar en el “cómo” lo hará Dios, sino en el hecho que “Dios lo hará” y no te corresponde a ti ayudar al OMNIPOTENTE, ni mucho menos indicarle cómo Él debe hacer las cosas. Esto responde a una pregunta que alguien me hizo hace unos días atrás diciendo “¿qué piensas tú que va a pasar con esta situación? ¿qué debo hacer o qué harías en mi lugar?“, y al meditar en su pregunta, a mi mente vino esta fábula:

“En el reino de la intriga
habitaba una princesa
quien persistía a cada momento
en hostigar al gran sabio de la comarca.
Un dia la princesa en su afán de lograr su propósito
tomó una pequeña ave entre sus manos
y una vez ante el sabio preguntó:
¡Sabio!, ¿qué tengo entre mis manos?
Es un ave, ¡mi querida princesa!
Si sabio, eso es muy fácil;
pero dime: ¿está viva o está muerta?
El sabio la miró fijamente y dijo:
Si te digo que está muerta, abrirás tus manos
y el ave se irá volando;
si te digo que está viva,
la apretarás muy fuerte con tus manos
y demostrarás que muerta está.
Prosiguiendo en sus palabras
el sabio muy triste y consternado
se acerco a la princesa y comentó:
Esta vez, haz puesto el valor de tu corazón
en una encrucijada. Me pides una respuesta
que sólo tu puedes dar:
Si esa pequeña ave que atrapaste
está viva o está muerta, en verdad yo no lo sé;
yo solo puedo decirte que en tus manos está,
de tí depende si vive o muere.”

Debemos aprender a identificar lo que nos detiene, aunque lo más difícil en esta carrera de resistencia llamada vida terrenal sea batallar contra nuestros propios miedos; esos que paralizan, que acusan, que mortifican, que pretenden controlarte buscando anular tus gustos, miedos muy probablemente propinados por gente cercana que consciente o incoscientemente los propician como producto de negaciones asociadas al ego, a vivir en el pasado o a no admitir que es necesario cerrar ciclos y seguir adelante para ver nuevos amaneceres… Bien dicen que las peores batallas que debe librar el hombre son aquellas que se desarrollan en su mente. Si estás alineado a Dios, te aseguro que Él te dará mucho más de lo que has anhelado, pero Dios es un Dios de orden, de principios, de propósitos; un Padre amoroso que tiene fe en ti, por eso, si se lo permites habrá de hacer por y para ti grandes cosas… Y mira que te escribo esto y DIos me dice, “léete pues esto también va para ti”. Sólo hay que disponer tu alma para que Él obre en ella y una vez hecho, nos dé el valor de afrontar lo necesario para avanzar y ser promovido a un nuevo nivel cuyas realidades nos sorprenderán mucho más de lo que imaginamos.

Quizá la naturaleza actual de las cosas es que las condiciones para eso que anhelas no estén dadas y, aunque todo indica que en este momento de tu vida algo o alguien no puede ser, de ti depende preparar el camino para avanzar a tu destino, que no es más que SER FELIZ CON LO QUE DIOS TE TIENE PREPARADO. Entonces, ¿te vas a quedar estancado en la culpa que mientras se lo permitas te paralizará, o decides avanzar a lo que en pleno te vivificará?

En lo personal puedo decir que no sé lo que ha de esperarme en los próximos días, en las próximas semanas, pero segura estoy que los planes de Dios para mí siempre serán mayores y mejores de los que yo misma le he manifestado pues, Él me ha demostrado que antes de pedir las cosas, ya Él sabía lo que mi alma anhelaba, y que ante ello, como Padre amoroso y sabio, siempre tiene tres opciones de respuestas para darme: 1- SI, 2- NO, 3- ESPERA…

Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Jeremías 29:11

(Nueva Versión Internacional)

Luego de mi accidente automovilístico, fecha que marcó mi 2do cumpleaños y del cual han transcurrido 12 años, Dios me permitió el privilegio de descubrir en carne propia, que Él no estaba clavado en la clásica estatua de la cruz que decoran algunas iglesias, sino que era un Dios vivo y REAL (real por lo verdadero, y real por su gobierno y el linaje de realeza que Él implica)… Al poco tiempo me sedujo diciéndome que yo soy la niña de sus ojos y esto me cautivó el alma de un modo que me es difícil explicar… Después me enamoró con un trio de cualidades inigualables que mi esencia comprendió, sólo Él las tiene y las tendrá… Hoy día es el único que no pierde la capacidad de sorprenderme, por ende, esperaré por mi Padre pues de cierto, Él me dará conforme a su magnificente naturaleza Omnisciente, Omnipresente y Omnipotente, y ante esta incomparable idea de saber que Él tiene reservado lo mejor para la niña de sus ojos, no me puedo resistir; ante esta verdad simplemente me rindo, derretida…

Coquetería gráfica

Una revista online siempre me ha parecido llamativa… La interactividad de poder voltear o pasar la página usando tan sólo el mouse es, desde mi punto de vista, una agradable experiencia que, como diseñador gráfico me resulta atractiva; por lo menos así resulta desde mi perspectiva profesional. Si a esto le sumamos que el producto editorial está bien diagramado pues aún mejor.

Les cuento que recién acabo de terminar, en representación de COPAIBA, un diseño editorial para un poemario (si gustan verlo y apoyar al poeta que lo creó, acá les dejo el link donde pueden hacer un review) y aunque por razones de autoría no puedo publicarlo, les dejo la invitación realizada por su propio autor en caso de sentir algo de curiosidad.

Para no desviarme del motivo de este post y centrarme en la razón que lo titula, imaginé ver ese poemario a través de la Internet, al mejor estilo de las revistas digitales de esas que puedes hojear; así que empecé a buscar, apareciendo entonces las opciones archiconocidas: Issuu y SlideShare; sin embargo no me terminaban de convence pues buscaba un aspecto mucho más minimalista y sobrio, algo que se centrara propiamente en el producto editorial y no en publicidades u otros elementos que aparecen en la interfaz de cada una de ellas y, sin restarles mérito por supuesto, no eran exactamente lo que buscaba.

De repente la búsqueda cesó e hice la prueba publicando mi portafolio… El resultado es esta coquetería gráfica que de verdad, me fascinó. Acá se las dejo.
CV + Portafolio @elayzarraga